Saturday, June 18, 2005

Franz von Defregger - Pintor del Tirol

Dedicamos ahora un apartado con varias ilustraciones a un gran pintor romántico y popular, cuya pintura nace del alma de este bello pueblo que es el Tirol. Franz von Defregger es un magnífico pintor, cuyos temas están enraizados en su cultura, representando siempre escenas costumbristas, trajes tradicionales y paisajes montañeses.
Para profundizar en este artista adjunto aquí un magnífico artículo extraído de la revista de arte, tradición y cultura El barco vikingo, una excelente publicación de temática romántica y tradicional.



Fraz Von Defregger, pintor del Pueblo


De las fértiles tierras del Tirol del Sur, de los profundos valles de aquella entrañable región de Europa, nos llega en esta ocasión el arte de Franz von Defregger, pintor del pueblo. Autor de numerosos lienzos, su pintura, costumbrista, intimista y al mismo tiempo paisajista, expresa toda una visión del mundo, "völkisch" en el mejor sentido de la palabra, esto es, popular, tradicional. Sus personajes son los campesinos, las mujeres y los niños, la familia, pero también los revolucionarios que con Andreas Hofer a la cabeza, intentaron lo imposible en el Sudtirol.
Difícil es separar en Defregger su dimensión artística de la emotividad política que subyace en muchas de sus pinturas. Amante de su tierra -esa singular tierra centroeuropea que pasó de unas manos a otras sin que se tuviera en cuenta la idiosincrasia propia de sus habitantes-, tierra de una belleza salvaje, de valles verdes y espesos bosques, de tradiciones milenarias, que se conservan hoy aún intactas, de casas de piedra y misas populares, de"dirmdlsytrachten", donde la modernidad no ha estropeado todavía la magia de unos pueblecitos encantadores. Todo ello lo reflejó nuestro pintor en sus óleos y grabados.
Franz von Defregger nació un 30 de abril de 1835 en Stronach, en una familia de siete hermanos, mostrando su inclinación artística desde muy temprana edad. Tras la muerte de su padre en 1858 decide estudiar en una escuela de arte en la ciudad de Innsbruck. Allí, además de perfeccionar su aptitud para la pintura, descubre el mundo de la música, que le acompañaría hasta su muerte, colaborando en varias orquestas de cámara. El profesor Stolz sería, entonces, quien haría progresar a Defregger hasta hacer de él el famoso retratista y pintor de perfiles humanos. Aprovechando un viaje a Munich, Stolz lleva a su alumno allí, y le presenta al profesor Karl Piloty, con el que se quedaría desde entonces Defregger. En la academia muniquesa pulirá Defregger su pintura y su técnica del grabado. Con Hermann Dyck estudiará los viejos modelos clásicos, para sacar de ellos recursos y transplantarlos al mundo contemporáneo tirolés.La década de los 60 del siglo XIX marcarán su despegue artístico, con unos primeros óleos de gran calidad: escenas campesinas en el Sudtirol. El cuadro llamado "Umden Herd" (En el calor del hogar), con la escena familiar alrededor del abuelo, ya dejaría entrever el genio incipiente de Defregger.
Como todo buen pintor, París llamó su atención, y decidió viajar allí. Vivió en la capital francesa dos años, en los que desarrolló su técnica pictórica y, sobre todo, conoció las corrientes artísticas más vanguardistas de entonces (el impresionismo, por ejemplo, que no le convenció en absoluto) y los ricos museos, donde pudo estudiar el arte de Rembrandt, Hals y otros artistas del barroco holandés, costumbrista como él. La estancia en la gran urbe parisina estuvo llena de dificultades y Defregger, que no acababa de encajar en aquel ambiente vanguardista, decidió regresar al estudio de Piloty en Munich. Pero tampoco allí consiguió un trabajo seguro hasta 1867, en que consigue una plaza en la academia. Había pasado dos años inmerso en su mundo tirolés, realizando numerosos bocetos y grabados sobre la vida campesina y, cuando al fin cuenta con la plaza en Munich, prepara con calma una obra de grandes dimensiones para la Exposición de Arte del año 1868 -"Der verwundete Jager" (El cazador herido)-, con la que ganará el Primer premio. Aquel éxito representó para nuestro artista un gran hito en su carrera, y sobre todo un punto de partida para lo que sería su obra a partir de entonces. La técnica del claroscuro, las sombras y el dominio absoluto de la figura, así como el movimiento escénico, iban a empezar a ser canocidos desde entonces por el gran público. Ello le reportaría una serie de retratos por encargo, entre otros el de la que sería su futura esposa.


También entonces Defregger se inicia en el tema histórico, centrándose en la historia local de su tierra. La pintura "Speckbacher und sein Sohn Anderl" (Speckbacher y su hijo Anderl), plasma la reacción del un padre ante su hijo, que desobedeciendo, va a luchar contra los invasores franceses. Es un cuadro de un gran valor escénico por la genial composición central, el marcaje de los actores y la tensión que vibra en las miradas, y, al mismo tiempo, un documento histórico sobre el pueblo tirolés que lucha por su independencia. Tuvo mucho éxito, en una exposición que tuvo lugar en Munich, y que ya lo consagraría definitivamente como artista valorado y prestigioso.
Con 35 años de edad, Defregger se independiza de Piloty y comienza su carrera en solitario, teniendo ya encargos múltiples. En 1872 se casa y se compra una casita en Schwabing. Frecuenta balnearios cada vez con mayor asiduidad por problemas de salud, que casi paralizan su actividad artística dos años. Pero se recupera y es capaz de presentarse con tres óleos a la Exposición Internacional de Viena del año 1873 y consigue la Medalla de oro por su cuadro "Das Preispferd" (El caballo ganador) y unánime elogio de la crítica. En esta época, y tras una estancia en Bozen, Defregger pinta sus mejores obras. Las escenas campesinas y populares de su Tirol lo conectarán con la corriente romántica centroeuropea, volcada en el pueblo. En 1875 vuelve de nuevo a Munich, donde fija su residencia. Continúa con su temas intimistas y sus numerosos retratos. Se hace rico y su familia crece. El dominio de las luces y las sombras es ya total, así como la perfección en las figuras. Los ojos de sus personajes serán "el sello" inconfundible de sus pinturas. De esta época es su serie histórica -fruto de un viaje por las tierras del independentista Andreas Hofer- más conocida e internacional: "Das letzte Aufgebot" (La última proclama), "Andreas Hofer", "Erstürmung des roten Turms" (El asalto a la Torre roja), "Andreas Hofer letzter Gang" (La última rnarcha de Andreas Hofer), y sobre todo "Heimkehr der Sieger" (La vuelta de los vencedores). También de estos años es su famoso óleo "Die Kraftprobe" (La prueba de fuerza). El 5 de julio de 1878 es nombrado, por el rey Luis lI de Baviera, Profesor de pintura histórica de la Academia de Arte de Munich, lo que representaría para Defregger el cúlmen de su carrera artística. Continuó pintando y participando en otras exposiciones en París, Viena y Alemania, aunque ya no con el éxito de los años 70: el avance de las corrientes vanguardistas y el poder de galerías y marchantes en el "mercado del arte" recién nacido marginaba a los pintores románticos. Franz von Defregger moriría el 2 de enero de 1921, con 86 años de edad, dejando un legado de más de 3.500 obras, de las cuales muchas se perderían en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Su cuerpo reposa en el cementerio familiar del norte de la ciudad de Munich.


J. Nicolás (El barco vikingo).

No comments: