Wednesday, July 15, 2009

Escenografía wagneriana, parte primera

La escenografía en el teatro se ha adaptado a los cánones estéticos del arte contemporáneo, aún a expensas de los autores "clásicos" cuyas obras se representan, y esto es lo que sucede muy especialmente con Richard Wagner, así como con otros grandes autores dramáticos como Shakespeare, Calderón o Lope. Cuando Wagner concibió su obra no dejó nada al azar, y junto a la grandísima elaboración del poema y la música, cuidó mucho los detalles escénicos que debían de acompañar al drama musical, conformando así lo que Wagner llamó Gesamkunstwerk, o lo que es lo mismo, la obra de arte total. Es decir, que su obra era concebida como un todo en el cual se armonizaban las artes plásticas o el elemento escenográfico, el arte poético y dramático, y el arte musical.

Pero nos encontramos ahora con que se respeta (al menos generalmente, hay de todo) la música y el texto dramático, pero la escenografía es como un campo abierto a los caprichos de los productores. Teniendo en cuenta que Wagner dotó a su obra de una perfecta unidad, no es posible en ningún caso crear una escenografía al margen del espíritu y las indicaciones precisas que Wagner dió para representar su obra. Cuando estas arbitrariedades se convierten en absurdos y en mero escándalo, acorde con el arte contemporáneo predominante, entonces la obra de Wagner, como la de tantos otros que sufren esto mismo, se pervierte e incluso se ridiculiza. Más allá de lo estético existe una auténtica perversión del sentido de las obras, y una manipulación ideológica. Basten como ejemplos de las manipulaciones a las que nos referimos, dos ejemplos analizados por Javier Nicolás de la Asociación Wagneriana:

http://archivowagner.info/0300e.html
http://archivowagner.info/607.html


Esto no son excepciones, y practicamente cualquier versión que uno pueda ver de Wagner, será una manipulación similar, incluso el festival wagneriano de Bayreuth cayó en esta moda hace ya bastantes años; lo que constituye la excepción actualmente es la representación correcta. Es por esto por lo que quiero mostrar algunas imagenes de distintas buenas versiones de la obra wagneriana, y así cada uno podrá comparar con las "modernas" versiones habituales y elegir.
Dentro del respeto y fidelidad a la obra existe igualmente la innovación y la diferenciación, y en eso está el verdadero mérito de un escenógrafo, en hacer lo que Wagner quería, pero siendo capaz de imprimir su personalidad y su talento. Aquí va una pequeña muestra de lo que Wagner quería para su obra.

TANNHAUSER




LOHENGRIN



No comments: